martes, 22 de mayo de 2012

Diario de ruta: día 2

Diario de ruta: día 2

No hemos dormido mucho, pero el sitio es la leche.
Contaros que apareció de nuevo el saboteador, después de currarme una buena pasta a la carbonara calentita y al dente  esto es lo que paso con la cena que nunca se ceno (foto). El saboteador no se como lo hizo pero se nos callo al suelo. Así que 4 galletas y a intentar  dormir.

A la mañana siguiente nos despierta el pastor, al principio extrañado, pero luego, muy amable, se preocupa si hemos pasado frío. Charlamos un rato con él, nos indica el camino hacemos, la mochila y emprendemos la marcha sobre las nueve, entre la niebla, por el camino de Santiago a la inversa. Sin muchas perdidas y alguna anécdota...
Llegamos a Beasain sobre las tres. El día de hoy ha sido duro. Casi todo por asfalto mucha agua, pies calados y cocidos y primeras ampollas. Pensé pegarme un baño en las piscinas pero son fiestas de Beasain. En otro tiempo hubiera dicho..Bieeenn!  Pero ahora estoy molido. Seguimos hasta Tolosa donde quedamos con Javi para cenar (aún no ha llegado cuando escribo esto); cenaremos un bocata en el Cheyenne, que se agradecerá después del desastre de cena de ayer.

Los días que no tenga mucho que (se pueda) contar. Os iré presentando a los miembros del equipo. Empiezo hoy con Pablo, de Bilbao, que ha sido  el último en incorporarse justo el Domingo. El  ha hecho la alta ruta pirenaica y  tiene otro blog “yanollegais” donde cuenta sus viajes. Sabe mucho de monte y ahora mismo, junto con Javi, para los que estamos aquí es el más importante. El nos da consejos técnicos de monte. Os los iré contando, que merecen mucho la pena. Uno de ellos fue “la mochila no debe pesar mas de 12 Kg”  y hoy pensando "¿y cómo se yo aquí cuanto me pesa la mochila?". Como puedo bien con ella no le doy mas vueltas. Y de repente me llega un mensaje de pablo, para pesar la mochila cuando veas una farmacia. Claro ..De cajón pero no se me ocurrió.. y no se por que el lo sabia jaja ha. La peso. Y 11.20Kg. Sin agua y sin la ropa que llevo que es toda.
Si Pablo y Javi ven el muñequito azul que llevo colgando me lo harán quitar, por el tema del peso. Son unos radicales del monte. Así que para reblandecerles el corazón  y le dejen venir con nosotros os  lo cuento y me despido por hoy.

La historia del muñeco Azul:


El día de la salida al pasar por  la fábrica de Urbina un compañero me pillo la mochila y me puso este muñeco. Yo pensando. “no puede ser, MAS PESO NOOOO.” Mientras el ponía el muñeco vino su mujer y me dijo: “este es  el muñeco con el que duerme todos los días desde hace 3 años nuestro hijo, le hemos contado lo que vais a hacer y nos a dicho, darles mi muñeco y así cuando duerman solos en el monte no tendrán miedo” como no lo vamos a llevar, si mas que una carga es un empuje.. no se cuantos hijos tendremos entre todos, mas de 100 seguro ,no podemos cargar con 100 muñecos así que no creo que a Argoitz le importe que este muñeco sea también el de todos nuestros hijos.