domingo, 3 de junio de 2012

Diario de Ruta: Día 12+1 Sallent de Gállego-Escarrilla.

Diario de Ruta: Día 12+1 Sallent de Gállego-Escarrilla.



Holiiiii! Qué bien de finde y con familia y amigos...
Nosotros también. Seguimos con los compañeros y con otros que han venido a pasar el finde.
Nos juntamos con un chico francés que hace la ruta en dirección contraria. Nos dice que Lleva 20 días (es lo que nos queda) y que en el collado de Tebarray y los infiernos que es nuestra siguiente etapa se ha tenido que dar la vuelta por la nieve... Hay mucha a partir de 2500 metros y En esta época del año está muy blanda y te hundes mucho e incluso todo. Nos dice que en otros sitios como Nuria le paso lo mismo... Podemos hacer marcha nocturna y aprovechar que la nieve esta helada y utilizar crampones, pero estamos con gente inexperta, nosotros ya le hemos pillado un poco el callo, así que esta etapa decidimos hacer una variante. Por el sur... Desde Sallent subimos al Pezino y bajamos a Escarrilla por el camino de los penaos. Llamado así porque lo utilizaban los prisioneros de guerra para hacer la presa de Escarrilla (si alguien sabe más de esta historia que lo comente abajo mesedez) como le gustaría a la directiva de laminaciones Arregui contar con este tipo de obreros.... Quizás algún día terminemos realizando este tipo de trabajos forzados. Pero será como lo hicieron nuestros abuelos. Porque luchamos y perdimos una guerra alguno será prisionero de guerra y no sabrá por qué ya que nunca llego a enterase de que estábamos en guerra obrera.



Terminamos la etapa pronto...
Esperábamos la cobertura de algún medio a nuestra llegada a Huesca pero en esta ocasión nuestro llamamiento a los medios ha fallado... Esperemos que para la entrada a Cataluña nos organicemos un poco mejor. Pero estos días teníamos a buena parte del equipo muy liado. Javi es el alma y la persona del equipo que más ha hecho por este proyecto... hoy participa en la prueba de los tres grandes. Alrededor de 100km. Corriendo por los montes más emblemáticos de Euskal Herria. Gorbea, Aitzgorri y Anboto. Pasamos el día pendiente de él. Y sin noticias suyas. Al final de la tarde nos llega una foto suya: en el pódium! Segundo que subidón. Lo celebramos todos como triunfo propio es uno más de nosotros y se lo merece colabora desinteresadamente y de manera solidaria con nosotros sin ser un trabajador de nuestra empresa.
Aprovechando que la etapa ha sido más suave Bati se ha traído apuntes para estudiar... Y claro Celso también quiere estudiar. Le empezamos a enseñar como un juego... Pero como todo... Lo aprende muy rápido. Empieza a leer el libro de kilian (que es el único que tenemos) geografía. Matemáticas. Mmm… dice que con Laminaciones Arregui tiene un problema de matemáticas. Que no le salen las cuentas... Si en 2005. La empresa tiene 600 trabajadores de los cuales 100 son encargados y de oficinas y 500 son obreros de producción. Celso Pacific no entiende que en 2012 laminaciones Arregui tenga 350 trabajadores y siga habiendo 100 encargados y personal de oficinas, mientras que los trabajadores de producción de han reducido al 50% solo quedan 250?
Porfi algún matemático de carrera le puede ayudar a Celso. A nosotros se nos escapan estas cuentas...




De Mar A Mejor

Colaboracion: Juan Ibarrondo (Escritor.)

Kaixo, sabía de tus andanzas por los Pirineos en “ Demaramejor ” por la prensa, y había coincidido con los trabajadores enlucha de Laminaciones en la manifestación contra los recortes sociales en Gasteiz. Poco después, en un bar de la cuchi, me hablaron de ese blog y me sugirieron que escribiera algo. Acepto con gusto la sugerencia y aprovecho para mandarte un fuerte abrazo, y por supuesto para solidarizarme con los trabajadores de Laminaciones Arregui.

Juan Ibarrondo (Escritor y periodista de Gasteiz.)

CAMINAR Y ALGO MÁS.
Es indudable que caminando se piensa mejor. Cualquiera puede saber esto por pura experiencia personal, pero existen innumerables ejemplos en la historia de la cultura y de muchas religiones que así lo confirman. Podemos empezar por los filósofos peripatéticos de la antigua Grecia, que literalmente filosofaban mientras caminaban; para seguir con “las ensoñaciones de paseante solitario” que luego plasmó en papel el filósofo francés de la ilustración Jean Jaques Rousseau, uno de los más famosos adalides de la unión entre cultura, naturaleza y ejercicio físico. Pocos años más tarde, el filósofo alemán Emanuel Kant recorría todos los días una distancia determinada, que contaba en pasos, y durante aquellos paseos tan “alemanes” desarrollo su determinante pensamiento filosófico. Durante el romanticismo decimonónico, el poeta británico Lord Byron fue un gran defensor del deporte como forma de superación personal, e incluso realizó la proeza de cruzar el estrecho del Bósforo a nado. Por otro lado, muchas religiones, sobre todo las orientales, elaboran tablas de ejercicios, respiración…  para alcanzar estados de conciencia más “elevados”. En occidente, tal vez podamos considerar también en ese sentido la secular tradición de la peregrinación como una forma “deportiva”de pensamiento místico… y de hecho los peregrinos que acuden a Santiago de Compostela valoran en gran medida la importancia del ejercicio físico que realizan en su búsqueda -religiosa o no- de la trascendencia espiritual… Desde luego, a todos ellos hay que sumar las marchas de obreros y campesinos en lucha; que en muchas partes del mundo han recorrido miles de kilómetros para defender sus derechos, y proclamar a los cuatro vientos sus reivindicaciones. Caminatas solidarias, como la de Edu y la iniciativa “ Demaramejor ”, una acción de lucha en camino de visibilizar una situación dura que, en realidad,nos afecta a tod@s.

BESARKADA HANDI BAT

Carta Abierta a los mineros de un profesor-obrero

Carta abierta a los mineros de un profesor-obrero...
 
Estimado compañero.

Lo primero que quiero hacer es presentarme. Me parece la mayor muestra de deferencia por mi parte hacia ti, que lees esto. Ruego que me permitas tutearte. Vivo a cientos de kilómetros de las cuencas mineras donde plantáis batalla por vuestros puestos de trabajo y vuestra dignidad. Concretamente en Alicante, en la tierra donde los casos de corrupción, para desgracia de las personas decentes que vivimos aquí, están a la orden del día y nos han hundido en la miseria más absoluta.

Soy profesor. O mejor dicho trabajador de la enseñanza pública, porque siempre he tenido claro a que clase pertenezco y a cual no. Alguien que se va a la calle como 8.000 personas más en el País Valenciano. Alguien que sabe que su carta de despido está escrita desde enero. Alguien que ha dado toda la energía que tenía y que no tenía en tratar de mover a un sector donde el conformismo, la falta de conciencia de clase, el aburguesamiento, la falta de empuje, tras años de desmovilización, nos ha llevado a donde nos lleva a muchos: al matadero del paro, a no volver a trabajar en nuestra profesión posiblemente.


En 30 días dejaré mi puesto de trabajo para no volver más. Puesto de trabajo que me encantaría defender con uñas y dientes, con arrojo minero, pero donde soy consciente que solo somos cuatro gatos los que estaríamos dispuestos a imitaros. He llegado a llorar amargamente, como un débil, como un derrotado, de rabia e impotencia, ante el triste panorama que se vislumbra. Ante la desdicha de comprobar cómo las protestas que realizábamos nosotros tenían un tinte festivo y creativo que no ha servido para nada. El 30 de junio nos vamos a la calle. Como se dispuso en enero. Como si no hubiéramos realizado 11 manifestaciones, tres encierros, miles de horas de concienciación, cuatro días de huelga.... Como si siguiese siendo enero, ese enero en el que nosotros pasamos a pagar el pato de lo que otros habían robado, mangado y saqueado en nuestra tierra valenciana.

De todas formas, me repongo con facilidad. No me rindo. Lucho por concienciar en mi trabajo, aunque a veces me decepcione ver que choco contra mil paredes. Contra un colectivo donde muchos de sus miembros, teniendo un sueldo más modesto que tú, se creen de una clase media a la que jamás han pertenecido. La clase media no se va al paro. Eso lo sabéis muy bien en la mina. Eso lo sabéis muy bien en Mieres, en Pola, en Cangas, en Astorga, en Ribadesella. También en León y en el Bierzo, como en Teruel y Aragón. Mi tarea de concienciación es dura e ingrata: soy despreciado, insultado, menospreciado, tachado de radical y de "antiguo". Lo moderno es hacer una manifestación con folclore. Cualquiera con dos dedos de frente ve para que ha servido esas manifestaciones que la prensa del poder aplaude.

A casi treinta días de irme a la calle, tú tienes la culpa de haber cargado de energía a este trabajador de la enseñanza. “¡Que exagerado!, dirás. No creas que exagero, compañero minero. Compañero si, compañero, porque tengo claro que tú y yo pertenecemos a la misma clase. Que yo no soy "clase media". Soy como tú. Recibo un salario por mi trabajo, si trabajo comeré este mes y el que viene, si me echan igual no tengo para poder comer... Nos parecemos mucho, aunque a veces algunos piensen que no.

Y es que habéis conseguido despertar mi aprecio y mi admiración. No exageraría si os dijera que también mi más profunda veneración. Esta vez se me han saltado también las lágrimas, pero de orgullo. De admiración. He seguido muy de cerca, a través de las redes, todas las movilizaciones. Todas vuestras protestas. Viendo el coraje y el arrojo al defender vuestros puestos de trabajo, que es lo que deberíamos hacer todos y todas en este país.

La valentía de mirar por vuestras condiciones de vida y la de los vuestros, en lugar de tener complejos de "que dirá la tele o que dirá la prensa". Os han silenciado y machacado, criminalizando vuestras reivindicaciones. Pero eso os ha dado igual, porque la prensa del poder no os da de comer. Vosotros tenéis claro que coméis del puesto de trabajo y eso os lleva a defenderlo como toca y a luchar como toca. Nunca los acomplejados han conseguido nada, a la vista está en los libros de Historia que yo enseño a mis chavales.

Sois verdaderamente admirables. Habéis declarado la huelga indefinida, sin plantearos si perdíais un día el salario, como muchos hacían en mi centro de trabajo, repitiendo como papagayos que “una huelga no servía para nada”. Pero una huelga no para montar una tamborada o una marcha de la música, sino para deleitar con música de lucha a los que apaleaban a los estudiantes del IES Lluis Vives. A esos que, ante vosotros, se postran a vuestros pies porque os temen. A esos sucios mercenarios del Estado que se ensañaban con los estudiantes pero que estaban acojonados y nerviosos ante vuestra firmeza y empuje. A esos que temblaban al oir vuestros decididos pasos sobre las autovías del norte y del centro.

Ayer en Madrid disteis una nueva lección de dignidad. De dignidad de clase y de dignidad como personas. Cuando os hicisteis notar en la capital del Estado. Cuando Madrid entera y el estado supo que vuestros pies caminaban sobre la capital. Recuerdo vuestros lemas, recuerdo lo que "no estamos indignados, estamos hasta los cojones". Se me ha quedado grabado cuando recriminabais a la Policía por dejar a su compañero Policía herido desprotegido. A pesar de que son nuestros rivales, deportividad. La que ellos no tuvieron, como las ratas que son, cuando fueron a traición a detener a un manifestante cuando estaba cerca del autobús, entre nueve, sonriendo de forma repugnante y haciendo comentarios despectivos ante "la caza que habían organizado". El que es persona, actúa como tal; el que es un miserable mercenario, también. Y todos pudimos verlo.

Sólo me queda darte, aunque no lo necesites, mis ánimos y mandarte desde Alicante un caluroso abrazo, deseando que consigáis para vosotros y vuestras familias todo aquello que reivindiquéis. Porque sois ejemplo. Sois la vanguardia y el ejemplo a seguir en todas aquellas movilizaciones que existan. Aunque los acomplejados y los alienados ladren y os insulten. Sois el ejemplo de cientos de miles de trabajadores.
Yo trabajo en un sector en el que hay gente con vuestra misma voluntad, pero somos pocos, de momento. Por ello, este profesor, hoy, es un alumno con ganas de aprender de ti, de tu forma de luchar, de tu grado de concienciación. Porque en este caso los profesores de la lucha sois vosotros. Y nos habéis dado a todos, a todos los trabajadores y las trabajadoras, una lección muy importante. La lección de cómo se defiende lo propio, de solidaridad, de firmeza astur-leonesa, de valentía dinamitera, de coraje obrero.

Simplemente, para acabar, agradecerte que hayas leído esta misiva y la hagas llegar a todos esos “profesores de la lucha” de la minería. Aquí, un alumno profesor que os admira y os respeta.

Un saludo cordial de un compañero, trabajador de la Enseñanza Pública, llamado Julián Jiménez.