viernes, 22 de junio de 2012

Diario de ruta: Castellbisbal - Castellbisbal


Diario de ruta: Castellbisbal - Castellbisbal

Ultimo día de proyecto. Objetivo de mar a mejor cumplido. Mucha gente a compartido este día con nosotros. A Celso no le hemos visto en todo el día. Ha estado de mano en mano de todo el mundo y a última hora incluso pensamos que se había perdido. Pero apareció justo para montarse en el bus. Como ha estado mucha gente con nosotros y por cortesía dejaremos que sean ellos los que cuenten este día a su manera así que ya sabéis chic@s a escribir en comentarios vuestras impresiones del día. Y por nuestra parte saludos a la gente de Celsa Atlantic Barcelona que salieron a saludarnos. La parte en la que no estuvisteis nos toca contarla a nosotros así que vamos a ello.

Después de un mes justo caminando por el pirineo haciendo la ruta gr 11 llegamos a la sede de Celsa Barcelona. Nos reciben muy amablemente pero a la hora de entrar… no encontramos el carnet de identidad. Uff a desarmar toda la mochila en recepción hasta que lo encontramos. Toda la mochila desparramada por allí. Nos recibe muy amablemente Pera Otero en recepción y nos comunica que Francesc Rubiralta llegara más tarde. Llega de viaje y sin dormir. El fallo fue nuestro de no confirmar hora de llegada, así que a esperar fuera una hora con los compañeros. Una chica del pueblo (digo una chica, pero a mí me pareció un ángel) se ofrece a tocar el violín para el momento del encuentro con Francesc. Así que entramos con ella. Celso se tiene que quedar fuera vigilando la mochila. Nos cachearon al entrar por motivos de seguridad y tuvimos que dejar la mochila en una sala así que como ellos no se fiaron de nosotros, nosotros tampoco de ellos y Celso se ofreció a quedarse cuidando la mochila. Y por primera vez en muchos días me encontraba solo. Estrechamos la mano de Francesc Rubiaralta. Neus toco el Himno de la paz de Pau Casals. Uno al lado del otro los dos solos y el ángel acariciando su violín, llenando el entorno de armonía. Belleza y paz haciéndome llorar. A Francesc creo que un poco también, pero es un persona de negocios y supo mantener el tipo (uno -cero. Le gano en emociones). Creo que a mí se me noto un poco. Por mí ya me habría ido a casa con los compañeros. Estuve 4 Horas hablando con Francesc, pero ese momento, los dos de pie en silencio compartiendo un ángel y el sonido de su violín, puede ser el resumen de las 4 horas de charla.

Pero no os preocupéis que os la cuenta un poco.
Él me pregunto un poco del viaje, de la ruta. Luego hablamos un poco de la empresa. El captó nuestro objetivo “Gente sencilla bien dirigida…”: misión cumplida.
Luego me pregunto muy de corazón sobre los compañeros de trabajo, de cómo lo estábamos pasando. Le conté la situación personal y humana de muchos de vosotros de vuestras familias. Y de verdad que le llego y lo sufrió y lo sintió como si fuerais su propia familia (familia obrera se entiende por supuesto, nadie va a sufrir más por sus padres hijos o parejas como un miembro de la familia directo) Me ofreció agua y se fue a buscarla. (Él tiene una secretaria que le trae lo que pide. No tiene necesidad de ir a por agua) Aprovecho la excusa para salir. Estaba claro que la charla nos llegaba al corazón a los dos. Aunque en esta ocasión a mí se me notaba menos que a él (uno- uno empate en esta ocasión me gana él). Me solidaricé. Rechacé el agua pero le pedí unos pañuelos de papel.
Después de esto el me pasó a explicar muy amablemente la situación del mercado de la empresa. Me enseño balances, números. Me explico muchas cosas que a la gente sencilla se nos escapan pero con paciencia por parte de él, las entendimos. Nos dio una pequeña clase de economía. Agradecemos el detalle pero a nadie se le escapa que la situación económica actual es un desastre.
Le pedí que recibiera a algunos de los compañeros que nos han acompañado algún día en el monte. El accedió. Los temas y el tono de conversación cambiaron pero mis compañeros se llevaron la misma impresión y confirmaron lo que yo sentí. Que Francesc es una persona sencilla, pero grande. En uno de estos momentos Francesc me comento “Mi padre no te hubiera recibido”. Yo no le respondí por que igual tomaba mi respuesta como algo violento. Pero pensé “mi padre tampoco hubiera venido” aunque los dos estamos muy orgullosos de nuestros padres y los tomamos como referencia, en esta ocasión y por suerte para los dos. Fuimos un poco nosotros mismos.

Otra de las cosas que demuestra su honradez es cuando le dije que entendía como se sentía en esta situación crítica de estar a punto de cerrar una fábrica y lo que significaba para él personalmente y que no me gustaría estar en su lugar El me respondió que tampoco a él le gustaría estar en mi lugar el entiende que muchos compañeros están esperando ver con que sensaciones salgo de esta reunión y esperan que les cuente algo concreto que les dé una luz o algo a lo que se puedan agarrar.
Después de un viaje en autobús, de noche, de apenas dormir en tres días casi un mes por el monte mi conclusión es que Francesc Rubiralta no va a cerrar la fábrica de laminaciones Arregui.
La fábrica la vais a cerrar los directivos de laminaciones Arregui por vuestra mala gestión y planificar despidos no objetivos con los trabajadores y por la política no humana que habéis aplicado los últimos años que esto hace que muchos trabajadores, algunos de ellos miembros del comité, tengan mucho rencor personal.
La fábrica de laminaciones Arregui la vais a cerrar esos mismos miembros del comité que anteponéis vuestro rencor personal (provocado previamente por la dirección) a las negociaciones. La fábrica la vais a cerrar todos aquellos que no os solidarizáis os quedáis en casa o incluso promovéis reuniones de trabajadores paralelas y clandestinas. La fábrica la va a cerrar ese sindicato que negocia los despidos de forma unilateral con la empresa. Y no lo digo yo, lo dijo su secretario general “me da igual lo que se firme con tal de que se salven mis afiliados” (Hay que tener cara). Y la fábrica la vais a cerrar gente que está en el comité que si es tan estúpida como lo demuestran sus preguntas. Tenemos claro quién nos representa. Os recuerdo lo que nos preguntó uno de sus miembros.
Pues estas son mis impresiones. Que Francesc es un tío grande rodeado de mediocres y nosotros somos gente sencilla rodeada de mediocres. Cuando cada uno se ponga en su sitio y coja su lugar esto se podrá arreglar. Los mediocres venid  con los sencillos que dormiréis más tranquilos y tendréis la conciencia limpia. Dejad a la gente grande y honesta su sitio y quitaos ya de en-medio de una vez. Nos vais a dejar a nosotros sin trabajo y a Francesc sin su fábrica.

“De mar a mejor gente sencilla con un gran equipo detrás, puede hacer grandes cosas.”

Continuara...?